• Basilio Rueda, caminho de santidad

    A primeira fase da causa de canonización do H. Basilio terminou o 13 de janeiro com uma celebração na Universidade Marista de Guadalajara.

    O evento, presidido pelo cardeal Francisco Robles Ortega, significa que será agora o Vaticano o que deve continuar com a causa do irmão Basilio Roda Guzmán.

    Para su beatificación se necesita que, por su intercesión, se produzca un milagro y un segundo milagro para que sea proclamado Santo.

    El Colegio México de Nuevo Laredo comunicó en Facebook: “Con alegría los maristas de México compartimos que sigue firme el camino a la santidad del hermano Basilio Rueda Guzmán, orgullosamente mexicano”.

    El 21 de enero recordamos la fecha de su fallecimiento y celebramos su memoria.

    Leer más en  http://www.maristas.org.mx

    Biografía

    El H. Basilio nació en 1924 en Acatlán de Juárez, México y perdió a su madre cuando tenía solo cuatro años de edad.

    A los 17 años, ingresó en el juniorado de los hermanos maristas en Tlalpán e hizo su profesión perpetua en 1950.

    Cursó estudios de filosofía y participó en grupos de Acción Católica y animación de la catequesis en los barrios pobres.

    De 1965 a 1967 fue nombrado maestro de novicios en Sigüenza y posteriormente director de los cursos de El Escorial, España, cursos a los que dotó de contenidos modernos. Los hizo más humanos, centrados en el evangelio y abiertos a las llamadas del Concilio Vaticano II y a los problemas de la vida moderna.

    En 1967 fue elegido Superior General para un periodo de nueve años, una sorpresa para muchos ya que nunca había sido nombrado previamente ni consejero general ni Provincial.

    En todos los retiros que animaba, la oración era siempre el aspecto central.

    Después de 18 años como Superior General, tomó un año sabático en 1985, año que dedicó, en buena parte, a la oración y a visitar Tierra Santa.

    Escribió más de 2.500 páginas para las circulares, hizo el acompañamiento espiritual de muchos hermanos y otras personas, animó cientos de retiros y escribió más de 50.000 cartas a amigos, sacerdotes, alumnos y hermanos.

    En 1986, regresó a México y fue nombrado responsable del noviciado de México Central e, invitado por el H. Charles Howard, realizó grandes esfuerzos para el lanzamiento de la Familia Marista.

    Desde 1991 hasta 1996, fue el animador de los dos noviciados de las provincias mexicanas y se mantuvo muy cercano a los jóvenes.

    Cuando falleció, el 21 de enero de 1996, fue incinerado, según su voluntad, y sus cenizas descansan en la Quinta Soledad, casa provincial de México Central.

    Fuente: Hermanos Maristas - Casa General

    Partilha a notícia

    Últimas notícias


    Unid. Didácticas da ONGD SED

    Vários professores de Palenc...

    [Ler +]


    Conselhos de Missão Europeus

    Nos dias 15 e 16 de janeiro teve lu...

    [Ler +]


    Rede de Solidariedade Marista

    Trinta leigos e irmãos parti...

    [Ler +]