Promesa de Fourvière

El día 28 de noviembre de 2015 las Comunidades maristas de León se han reunido en la Comunidad Champagnat de la ciudad para celebrar una jornada marista al reclamo del año Fourvière que estamos viviendo.
Las Comunidades maristas en León son cuatro: Champagnat, Postnoviciado, San José y Padres maristas. Así que a las doce de la mañana veintiún Hermanos del Champagnat, cinco del Postnoviciado, diez del San José, uno de Ponferrada y cinco Padres Maristas iniciábamos la jornada marista Fourvière en León presididos por la imagen de la Virgen Negra que el Hermano Superior General dio a cada Provincia Marista. Para que la reunión fuera más completa los padres del Hermano Fábio, los padres del Hermano Rui y una hermana estaban presentes en la reunión en su calidad de laicos maristas. Lo mismo que el Doctor Ramón Serrano – Afiliado al Instituto – y Don Salvador Hidalgo, padre del Hermano Salvador, que vive en la Comunidad Champagnat.
Presenta el acto el Hermano Adolfo Prieto, Superior del Postnoviciado y, su vez, presenta a todos los integrantes de su Comunidad. Lo mismo hace el Hermano Vicente con los Hermanos de su Comunidad y el Hermano Francisco Calleja con los Hermanos que componen la Comunidad San José. El Padre Ismael presenta a la Comunidad leonesa de Padres Maristas, Fabio y Rui a sus familiares y el Hermano Vicente hace referencia a Don Ramón Serrano y a Don Salvador Hidalgo.
Se recuerda el vídeo del Hermano Emili Turú sobre el año Fourvière y otro vídeo sobre la vocación de un Padre Marista alemán que elige la Sociedad de María por lo que la Virgen representa entre los maristas, por su sencillez y espíritu de familia. En grupos pequeños comentamos lo que Fourvière representa entre nosotros y los pasos recorridos en nuestra vocación marista
Preside la Eucaristía el Padre Ismael, Superior de los Padres Maristas en León y en la homilía hace un acertado recorrido por los hitos de la promesa Fourvière y lo que supuso entre todos los firmantes y, más tarde, en el devenir de las cuatro Congregaciones maristas. Cantos, peticiones y oración con la promesa de Fourvière ponen punto final a una eucaristía seguida con devoción por todos los participantes.
Una comida y cantos en gallego, portugués y castellano son el colofón a una entrañable jornada marista donde Fourvière fue el motivo que nos reunió y donde la sencillez y el espíritu fraterno contribuyeron a que todo se desarrollara con alegría. Y en la mente de todos quedó el compromiso de que esta reunión no fuese un hecho aislado sino el comienzo de una serie de encuentros que reúna a la familia marista leonesa. Seguro que el Padre Champagnat y el Padre Colin hubieran dicho: ¡Qué bueno es ver a los Maristas unidos!

Comparte la noticia

Últimas noticias


Curso de Acompañamiento

En Roma del 16 al 22 de julio ha te...

[Leer +]


Huellas de Ternura

Nuestro H. Goyo ha sido nombrado em...

[Leer +]


HEE en el Hermitage

Cuarenta y cuatro participantes, pr...

[Leer +]