• Nueva Escultura en León

    Esta es la explicación del H. José Santamarta sobre la Escultura Conmemorativa del Centenario del Colegio Marista San José de León.

    Marcelino ha encontrado el sitio idóneo en el colegio San José: se le puede tocar, se le puede saludar. Evocamos así la pedagogía de la presencia de la que él tanto hablaba.
    Me he inspirado para hacer esta escultura en un texto del Evangelio: “Dejad que los niños se acerquen a mí”. La cara de San Marcelino es sonriente, con ojos grandes, mirada profunda que transmite paz, cercanía… que es lo que tiene que provocar un profesor al entrar en clase.

    Después está el conjunto de los niños que es un mensaje: cuando un maestro conquista el corazón de un alumno el maestro puede hacer maravillas con él. Sólo educa quien ama es algo que se constata a diario. Las manos son huesudas, fuertes, acogedoras, que abrazan como lo haría Jesús abrazando a los niños como nos cuenta el Evangelio.
    Más importante es el vacío interior de la escultura que provoca espiritualidad y evoca trascendencia que tanto tratamos de cultivar en nuestros colegios hoy.  Marcelino habla, es cuestión de saber escuchar y ver qué mensaje nos da.

    Hemos de transmitir a jóvenes y niños esta nueva sensibilidad para hacer jóvenes y niños nuevos que nos exige la sociedad de hoy.  La base de la escultura es la espiritualidad y el carisma de Marcelino. Destaca el rostro de María y sus manos abiertas mostrando lo que más quiere: Jesús. Todo a Jesús por María que es nuestra buena madre. Las violetas maristas representan el espíritu de familia, la devoción a María y la sencillez. También en la están representadas en la base las tres etapas de Marcelino: fundador, educador y santo.

    Comparte la noticia

    Últimas noticias


    Arranca la #AMCompostela

    “No se trata de hacer m...

    [Leer +]


    Equipo de Solidaridad

    El Equipo de Solidaridad Provincial...

    [Leer +]


    Voluntariado en Vietnam

    Hoy, día 18, toma el avi...

    [Leer +]